Los beneficios de adquirir ropa a medida

Los beneficios de adquirir ropa a medida

Al definir qué necesitamos añadir a nuestro closet, la primera opción de compra generalmente está enmarcada en un tienda, ir al centro comercial… Ir de shopping a un Mall. Es lo más normal, porque además de entretenernos podemos ver varias opciones y como típicas madres, solventar las demás diligencias.

Cuando tenemos una fiesta, salida especial o una celebración que amerite un traje determinado es que pensamos en una costurera, sin saber que contar con ropa a medida puede ayudarnos a lucir mejor con atuendos casuales.

Al comprar una pieza en cualquier tienda, el tema de las tallas no es algo que esté tan estandarizado para las que somos más altas, rellenas, anchas, muy delgadas o pequeñas, por lo que es probable que igual tengamos que pasar por una costurera o servicio de retuchería para ajustar los ruedos, la cintura y demás.

Compras a la medida

De las ventajas de compras a medida, es que tenemos el chance de usar prendas personalizadas. Imagina mandar a confeccionar un pantalón negro de vestir, para usar en diferentes ocasiones con la tela que deseas y el corte que realmente te conviene, sin tener que adaptarte a esas modas pasajeras… sería genial.

Seleccionar las telas de nuestras prendas también nos ayuda incluso a definir, si escogeremos las más naturales y sin tanto procesamiento, que no afecten el medio ambiente.

Sabemos que hay piezas de fondo de armario que todas deberíamos tener: una blusa blanca, un blazer negro, una falda negra, pantalón blanco de vestir… si logramos que sean a medida y con buena caída, podremos darles un mayor uso por su calidad y se ajustarán a nuestros requerimientos.

La relación que establecemos con la costurera es importante, porque ella además de conocer nuestras medidas, tiene la experiencia y nos ofrecerá consejos sobre las formas de las prendas, los tipos de telas más adecuados, a veces ellas ya las tienen, lo que reduce el tiempo que invertiremos en las piezas que vayamos a comprar.

El servicio de costura personalizado pensamos es más costoso, pero vale la pena, podremos estar más confiadas y conscientes que lo que lucimos está hecho a medida, respetando nuestro estilo, forma y figura. Además, evitará que tengamos que ir varias veces a comprar la misma pieza, que salió más económica pero no fue de tan buena calidad.

Atrévete a visitar a una costurera, para plantearle tus dudas y necesidades, enséñale lo que te gusta, disfruta de soñar cómo quedará la ropa, no te arrepentirás… Preferiblemente, si no tienes a una, inicia con alguien que te puedan recomendar y hayas podido ver su trabajo.

Lislet Núñez

@modaymama