Los imprescindibles de la moda en el Embarazo

Los imprescindibles de la moda en el Embarazo

Cuando nos enteramos de que estamos embarazadas la emoción nos invade, tenemos muchas inquietudes y sabemos que se producirán muchos cambios en nuestro organismo, porque el dar vida nos transforma y lo deseable es disfrutar ese período tan especial.

La moda podemos adaptarla a cada trimestre del embarazo, en cada etapa vamos a ir incorporando piezas a nuestro outfit que son necesarias y otras simplemente las adaptaremos a las nuevas necesidades. El tipo de tela si es algo a considerar porque las hormonas modifican nuestra temperatura y la piel pudiera llegar a volverse más sensible, por eso es aconsejable usar telas livianas y de algodón, inclusive para las opciones de dormir, estar en casa o hacer deporte.

En el primer trimestre, sobre todo las primerizas no tendrán que hacer cambios radicales en su vestimenta porque el vientre y senos no crecen tan rápidamente. Algunas embarazadas optan por usar vestidos para no presionar su estómago o leggins con blusas no tan ajustadas. Las que trabajan pueden complementar su look con un chaqueta o bufanda para dar un poco más de sobriedad al atuendo.

Comenzando el segundo trimestre si hay que tomar previsiones e ir adquiriendo algunas prendas básicas que nos acompañarán el resto del embarazo. Recomiendo tener por lo menos unos 3 pantalones de embarazo con liga ajustable o los que tienen una tela que se ajusta y cubre el vientre, pueden ser de colores: negro, gris y marrón o caqui, además de un buen jeans materno azul oscuro o negro. Algunas embarazadas les gusta usar faldas y se pueden encontrar también maternas, sería genial que tengan corte en “A”, pueden ser unicolores o estampadas que queden a nivel de la rodilla para no acortar la figura, también es muy útil tener unos leggins maternos. En ese período ya es prominente el abdomen y nos emociona porque la gente nota que estamos en la dulce espera, así que también se pueden conseguir franelas con frases que hacen alusión a nuestro estado, son ceñidas y nos permiten lucir la panza.

Estando embarazadas o no, en nuestro closet no debe faltar una buena camisa blanca, una chaqueta de combinación con una tela que tenga estructura (siendo válidas también las de jeans o cuero, que usaremos dependiendo del clima donde nos encontremos o para ocasiones especiales) y en este caso, sería interesante ubicar algunas blusas sin mangas o con mangas tres cuartos de un solo color (escogiendo la paleta de tonos dependiendo de la temporada) o estampados no tan grandes para no agregar más volumen a la parte superior de nuestro cuerpo. Una excelente noticia es que nuestro escote lucirá genial, porque nuestro busto se va preparando para amamantar y va a ir creciendo, siendo conveniente usar cuellos en forma de “V” para que se vea mejor nuestro cuello, además de dar espacio para accesorios que realcen nuestro outfit.

Por el tema del crecimiento de nuestro pecho, ya para el segundo trimestre es recomendable comprar brasieres maternos, que no traen aros o una estructura que pueda ser incómoda y siguen sostienen el busto pero sin presionarlo.

También el segundo y tercer trimestre son perfectos para usar vestidos y sandalias, porque además de ser una opción cómoda, aportan feminidad y estilo a esa etapa ya final del embarazo, en el caso del calzado sobre todo para las últimas semanas nuestros pies pueden hincharse y es fundamental usar zapatos con buen soporte, con los flats nunca podemos fallar; en cuanto a la vestimenta, también franelas o blusas frescas seguirán siendo nuestras compañeras de faena.

Como es probable que durante el embarazo tengamos algún evento especial, podemos asistir con un vestido negro o con algún estampado no tan grande que tenga corte tipo imperio, donde el busto sea el protagonista y la zona de la falda sea amplia, puede ser un poco por debajo de la rodilla y como complemento una pashmina o bufanda además de los accesorios. Para darle un toque interesante y dependiendo de cómo sintamos la espalda ésta es la oportunidad de lucir unos hermosos tacones de un color llamativo no tan altos, con un tacón no muy delgado para tener mayor estabilidad.

Pienso que los accesorios serán siempre nuestros mejores aliados, así que a jugar con ellos y usarlos para expresar nuestra personalidad, por eso los zarcillos, collares y pulseras no deben faltar. También están las carteras o bolsos que son una tarjeta de presentación. Dentro de los beneficios del embarazo, el tomar las vitaminas que nos recomienda el obstetra puede fortalecer nuestro cabello y se verá más brillante, así que podemos adquirir bandanas para dar un toque especial, así como ganchos o colas para sostener trenzas o recogidos que aportarán un estilo especial a nuestros atuendos.

Lo más importante es lucir como queremos, en el primer trimestre y puede que en el último estemos indispuestas y a veces con pocas ganas de arreglarnos, pero debemos hacer un esfuerzo porque eso mejorará nuestro ánimo, recordando que debemos maquillarnos de forma natural para realizar simplemente nuestros rasgos, los labios podrían ser lo más importante, dando color y luminosidad a nuestro rostro.

La moda es un conjunto de aspectos que nos permiten sentir bien y prestando atención a un par de detalles, podemos ser las embarazadas chic y hermosas que deseamos sin gastar demasiado dinero y recordando que lo que importa es lograr proyectar nuestra belleza interior.

Lislet Núñez

Este artículo fue compartido en 2014 por Preguntamama.com

¿Qué pasa con la moda cuando eres mamá?

¿Qué pasa con la moda cuando eres mamá?

Cuando nos hacemos madres cambiamos completamente, nuestros intereses, actitudes frente a nuestra cotidianidad, se podría decir que volvemos a nacer… Hay muchos aspectos en los que debemos adaptarnos y uno de ellos es la moda.

Desde que estamos embarazadas nuestro cuerpo comienza a modificarse, la ropa que antes podíamos usar no nos entra o nos queda diferente y allí empezamos a entender que nada va a ser igual…

En el embarazo engordamos, está creciendo una vida dentro de nosotras y esa alegría se ve, no es extraño que la gente a nuestro alrededor nos diga que nos luce la panza, que estamos radiantes… pero igual eso no le pasa a todas, no asumimos de igual forma los altibajos de las hormonas y los cambios en el organismo, a unas les afecta más que otras, pero sabemos que es una temporada y muchas entendemos que nuestros mejores aliados en esos meses son los accesorios, para seguir siendo coquetas y no perder nuestro estilo. Hoy en día muchos diseñadores están presentando excelentes opciones para vestir en esa etapa tan especial.

El proceso creo más complicado es luego del nacimiento de nuestro hijo, porque NO entendemos nuestro cuerpo, no todas logramos rebajar tan pronto y al principio no es fácil acostumbrarnos porque ya no tenemos que usar ropa materna pero lo que está en nuestro closet no nos queda igual, sobre todo cuando estamos amamantando… el abdomen y las caderas tampoco son los mismos de antes… es un proceso que debemos manejar día a día, allí la autoestima y paciencia son fundamentales. Lo bueno es que cada vez más hay alternativas para ejercitarnos con nuestros bebés, lo que nos ayudará mental y físicamente.

Pero cuando ya nos adaptamos al “cuerpo de mamá” viene el tema de salir junto al bebé… cuando no tienes ayuda y tienes que ir a tu trabajo o salir a hacer diligencias piensas y cómo lo hago??? Algunas nos bañamos y arreglamos con los bebés casi encima, si podemos nos levantamos mucho más temprano para arreglarnos antes de acomodarlos a ellos, tendemos a dejar la pañalera ya lista el día anterior pero igual a veces no detallamos tanto en nuestro maquillaje como antes o las combinaciones de nuestro atuendo… y en ese proceso también nos vamos adaptando, porque lo bueno es que cuando nos hacemos mamás empezamos a darnos cuenta de muchas destrezas que no habíamos descubierto que teníamos, como poder hacer mil cosas al mismo tiempo… no todo es malo, jajajaja

Lo que generalmente ocurre es que nuestros hijos salen hermosos y nosotras un poco más arrugadas de lo que deberíamos, a veces con alguna mancha de última hora por un buche o como a muchas nos ha pasado con un zarcillo si y el otro no… Lo que a veces no entendemos es que al ir al centro comercial o en la calle vemos mamás con sus bebés en coches luciendo tacones altísimos, manos y cabellos impecables, la ropa de última moda y nos decimos: ¿cómo lo logró?

La idea no es juzgar o sentirnos mal porque unas mamás lucen mejor que nosotras, simplemente entender que todas somos diferentes, que los talentos no están atados a la moda, pero lo que sí es importante recordar es que ser mamá no es sinónimo de abandono, que pasamos por muchas fases como mujeres al ser madres pero es vital poder sentirnos cómodas con nosotras mismas, que lucir las tendencias que nos gustan  y quedan bien es innato de nuestra feminidad y es algo a lo que debemos prestarle atención, porque con un hermoso outfit o corte de cabello especial podemos proyectar confianza, optimismo y expresar cómo somos. Cuando estamos bien nuestros hijos y familia lo perciben y esto les impacta positivamente, así que todos salimos ganando!!!

Lislet Núñez