Alimentos que deberíamos evitar consumir

Alimentos que deberíamos evitar consumir

Cada día parece llegar al mercado un nuevo alimento milagro que nos va a ayudar a perder algunos kilos, aumentar la energía y mejorar nuestro sistema inmunológico.

Los productos “saludables” están de moda en los supermercados, pero no son ninguna novedad: desde hace décadas la industria alimentaria también se dirige a los consumidores que se preocupan por la salud ofreciéndoles productos que “aparentemente” son saludables pero que en realidad están cargados de aditivos, químicos e ingredientes de dudosa calidad.

A pesar de presentarse como alimentos saludables y nutritivos, muchos de estos productos no solo aparentan ser algo que no son, sino que pueden incluso tener un impacto negativo en la salud.

Está claro que algunos productos engañan, ¿pero con cuáles deberíamos tener más cuidado? Estos son los alimentos “aparentemente” saludables que podrían no ser tan buenos como aseguran ser y las opciones alternativas que te convienen en cada caso.

Salmon filets
Sin embargo, a pesar de que al pescado salvaje se le atribuyen muchos beneficios para la salud, el pescado de piscifactoría no resulta tan beneficioso y no conviene abusar su consumo. El salmón de pscifactoría, por ejemplo, escondido tras un etiquetado que lo llama “Salmón atlántico”, parece tener una mayor cantidad de sustancias contaminantes y toxinas cancerígenas. Por si eso fuera poco, se ha descubierto que consumir pescado de piscifactoría puede suponer problemas graves de salud como la resistencia a la insulina y la obesidad.

Lo recomendable es optar por pescados más saludables para asegurarte una cantidad adecuada de ácidos grasos omega 3 y micronutrientes: el salmón salvaje de Alaska, la caballa del Atlántico y las sardinas del Pacífico, por ejemplo, son una alternativa nutritiva y deliciosa.

Muesli de bolsa

Aunque el muesli suele considerarse una opción de desayuno nutritiva y más saludable que otros dulces como la bollería industrial o los cereales cargados de azúcar, tenemos que tener en cuenta que el muesli de las baldas de los supermercados también suele tener una cantidad considerable de azúcar y calorías vacías (¡tanta que debería considerarse más un postre dulce que otra cosa!). Darle al cuerpo tanta azúcar por la mañana puede tener efectos perjudiciales en tu salud, tal y como indican los estudios que analizan la conexión entre una ingesta elevada de azúcar con una alta probabilidad de desarrollar cáncer, diabetes y obesidad.

Como alternativa a los mueslis que tienen más de 8-12 gramos de azúcar por porción, te recomiendo prepararte tu propia mezcla (¡o barritas de granola!) en casa con ingredientes nutritivos como los copos de avena, los frutos secos, las semillas y la fruta seca, por ejemplo. También puedes añadirle a tu yogur otros ingredientes muy beneficiosos para la salud como las semillas de chía y de cáñamo para darles un toque aún más crujiente, en vez de utilizar muesli.

Zumos de frutas procesados

Hay mucha gente que se imagina un zumo en la mesa cuando se le pide que piense en un desayuno equilibrado. No obstante, los zumos de fruta son algo que deberíamos reconsiderar cuando escribimos la lista de la compra.

Muchos de los smoothies que se venden en los supermercados, por ejemplo, tienen una lista tan larga de ingredientes añadidos que pierden sus beneficios. Por otro lado, los zumos de fruta procesados suelen estar llenísimos de azúcar y carecen de la fibra beneficiosa que tiene la fruta entera.

Este último dato es importante porque la fibra ayuda a reducir la absorción de azúcar en la sangre para prevenir las subidas y bajadas del nivel de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad e hipertensión.

Zumo de fruta
La fruta entera como las naranjas, las manzanas y las uvas, por ejemplo, son una mejor opción que los dulces zumos de fruta. No solo aportan muchísimas vitaminas y minerales importantes, sino que son ricos en fibra por lo que ayudan a mantener un buen nivel de azúcar en la sangre y a gozar de mejor salud. Como alternativa a los zumos procesados puedes probar a hacerte tus propios zumos naturales en casa.

Snacks dietéticos

Por mucho que suene tentador e inocente tomar chips de verdura como aperitivo, en general este tipo de alternativas a las típicas patatas fritas no son nada saludables. De hecho, muchos de los chips que se compran en tienda se han frito con muchísimo aceite y tienen cantidades elevadísimas de sodio, grasa y otros ingredientes añadidos que te conviene evitar.

En vez de comprarte una bolsa de estos fritos, prueba a hacerte algunos chips de verdura en casa con col rizada, zanahorias, calabacines o rábanos. Si tienes antojo de algo salado, otra buena alternativa son las palomitas caseras, los garbanzos tostados y las semillas tostadas.

Edulcorantes artificiales

Las tiendas están llenas de edulcorantes que se esconden tras etiquetas que los califican de “saludables”, pero que en realidad se alejan bastante de las propiedades de un producto beneficioso para la salud. Los estudios concluyen que los edulcorantes artificiales como el aspartamo, la sucralosa y la sacarina pueden incluso aumentar el apetito (¡y los antojos!) y contribuir al aumento de peso o alterar la salud intestinal.

Reduce el consumo de productos “dietéticos” o “light” que estén cargados de edulcorantes artificiales. Puedes endulzar las cosas por tu cuenta con fruta fresca, estevia, miel sin refinar o sirope natural de arce, por ejemplo: le darán un toque de sabor a tus platos dulces y calmarán tus antojos de azúcar sin necesidad de meterte en el cuerpo los aditivos químicos de los edulcorantes artificiales.

Reflexiones

En vez de decantarte por alimentos altamente procesados, llenos de aditivos y químicos, intenta incluir en tu dieta más productos frescos y nutritivos. La fruta, la verdura, los granos enteros, las legumbres y la carne no procesada te aportan valiosos nutrientes y beneficios para la salud.

Realiza cambios simples en tu dieta del día a día cuando vayas a degustar tus platos preferidos y así evitarás algunos de los efectos nocivos en tu salud.

Fuente: www.runtastic.com

¿Por qué nos dan calambres por la noche?

¿Por qué nos dan calambres por la noche?

Razones por la cual te dan calambres en las piernas por la noche:

Los calambres musculares afectan a personas de ambos sexos y ocurren en mayor medida en la noche.

Se trata de contracciones musculares benignas y dolorosas también llamadas “calambres en reposo”. Tanto dedos como pantorrilla son a menudo los más afectados.

Los calambres pueden durar entre 30 segundos y 10 minutos y luego desaparecer de manera intempestiva, aunque la sensación de incomodidad puede persistir durante horas.

Si aparece un calambre cada tanto, no es grave; pero si se multiplican o el dolor persiste durante mucho tiempo, debemos tomarlo como un signo de alarma. En este caso, es importante consultar con un profesional, para descartar una insuficiencia venosa o un posible reuma incipiente.

Las causas de los calambres son difíciles de determinar, pero los profesionales de la salud identificaron ciertos factores de riesgo comunes entre las personas que las padecen:

  • Embarazo
  • Edad
  • Actividad física intensa
  • Dieta alimentaria desequilibrada (escaso aporte de sales minerales y fibras)
  • Escasa ingesta de agua
  • Permanecer sentado en una sola posición durante mucho tiempo
  • Exceso de esfuerzo de los músculos de las piernas
  • Algunas condiciones médicas como el alcoholismo, el mal de Parkinson, tener pie plano o ser diabético

¿Cómo aliviar los calambres?

Algunos ejercicios de estiramientos de los músculos afectados, así como los masajes, pueden ayudar a calmar los dolores asociados a los calambres:

  • Ejercicio de estiramiento en caso de calambre en las pantorrillas
  • Sentado, la pierna estirada y el pie hacia arriba. El ejercicio consiste en tomarse el extremo del pie con las manos y estirar hacia el cuerpo extendiendo la pierna del calambre
  • Ejercicio de estiramiento en caso de calambre en el pie
  • Sentado, extiende los dedos para aliviar el dolor
  • Acostarse de espalda y estirar la pierna bien recta hacia el cuerpo
  • Sostener la posición unos 10 segundos.

Si quieres seguir leyendo este artículo, revisa la fuete directamente en el links: saludable.guru/salud-calambres-por-la-noche

Consejos para un cuerpo sano

Consejos para un cuerpo sano

Puedes mantener tu cuerpo sano sin importar la edad. Nuestro organismo funciona bajo el principio de úsalo o piérdelo, es decir, ¡debemos movernos para permanecer sanos!

Imaginemos una maquinaria llena de muchos engranajes, si la dejáremos inoperativa esas partes se irían oxidando, el aceite secando y al momento de querer hacerla funcionar nuevamente, se trancaría por completo. Palabras más, palabras menos, tus músculos funcionan de una manera parecida, si nos quedamos estáticos, la masa muscular disminuirá y tu cuerpo tendría menos fuerza, por lo tanto tus sistema esquelético sufriría puesto que también una falta de ejercicios, o movimiento, afecta la correcta lubricación de las articulaciones. También, al permanecer mucho tiempo inactivo, tu metabolismo se hará más lento con los años.

Otra cuestión peculiar de la inactividad es lo difícil que será cambiar el hábito, mientras más tiempo estés sin moverte, más te costará hacerlo cuando decidas activarte. Un círculo vicioso, en el cual inventaremos montón de excusas con tal de quedarnos en la comodidad. Un mañana lo haré o no hace falta tanto ejercicio muy pronto repercutirá en tu salud.

Es por eso que te dejamos tres consejos para mantener tu cuerpo sano. Olvídate de cuestiones súper difíciles o cambios de vida radicales. Nada de eso, ¡no escalarás el Everest! Bueno, quizás no todavía.

¡Alimentación sana!

Era de esperarse que este sería el primero de los tres consejos para mantener tu cuerpo sano. Seguramente lo habrás escuchado un montón de veces, lamentablemente es así. Somos lo que comemos, eso también lo has escuchado en infinidad de ocasiones??? pero si queremos un cuerpo sano, lo mejor es cuidar nuestra alimentación. Nada de recetas radicales, al menos comienza con cambiar un poco los hábitos nocivos: baja el consumo de azucares, comidas muy procesadas, refrescos o bebidas azucaradas.

Es sencillo, toma más agua, come más frutas y haz comidas más balanceadas. Al comenzar el día con un buen desayuno, verás cómo sentirás menos ansiedad en la mañana. Haz meriendas, una a media mañana y otra a media tarde, almuerza completo y cena un poco más frugal. ¡Muy sencillo!

Metabolismo acelerado: ¡cuerpo sano!

Esto lo puedes hacer comiendo cantidades moderadas cinco veces al día (prácticamente siguiendo el apartado anterior) o realizando ejercicios estilo HIIT o Tábata. Este entrenamiento, casi siempre se presentan en circuitos aunque también los hay en montón de disciplinas, como el Bootcamp, TRX, Kettelbell, o ¡caminando!

Los HIIT constan de movimientos acelerados, los cuales harán que tus palpitaciones se eleven, intercalados con breves pausas para desacelerar tus pulsaciones. Está demostrado que este estilo de ejercicios incluso tienen mejor efecto a largo plazo para mantener un abdomen plano.

Consejos para un cuerpo sano muevete siempre y come sano

¿Te suena muy fuerte? No pasa nada, comienza con una simple caminata varias veces a la semana y luego, vas intensificando tus rutinas. Todo a su tiempo.

Mente relajada

Es de suma importancia mantener un estado de calma la mayor parte del día, en la medida de lo posible. Estamos al tanto de los diferentes retos del día a día. Es por eso que una buena dosis de relación, masajes, infusiones relajantes e incluso un momento de soledad con una música suave hará que tu mente se calme.

Calmarte tendrá un efecto inmediato: bajar los niveles de ansiedad. ¿Lo siguiente? Tendrás menos ganas de comer cualquier cosa porque los nervios te devoran….

Fuente: Evolution Energy